Razones por la que no debes llevar a un menor de 5 años a un concierto de rock

El sonido es la producción de una onda sonora que se propaga a través de gases (el aire), líquidos o sólidos y que nuestro oído percibe. El sonido tiene intensidad, frecuencia, periodicidad y duración.

La intensidad del sonido se mide en decibeles (dB).

El decibel (dB) mide la fuerza del sonido, más que la cantidad de sonido.

Algunos valores medios en dB son los siguientes:

  • 20 dB Comienzo del Umbral Audible.
  • 25 dB Susurros. Sonido de un dormitorio urbano, o de una biblioteca sin gente.
  • 30 dB El sonido de las olas del mar. Las hojas de los árboles cuando sopla viendo fuerte.
  • 45 dB Sonido de las cañerías de casa o de la nevera, cuando están en buen estado.
  • 57 dB En conversación normal.
  • 64 dB En conversación de tono elevado.
  • 65 dB La aspiradora de casa.
  • 75 db Una calle con mucho tráfico. El despertador o la televisión con el volumen alto. Al igual que el sonido de un teléfono móvil, una batidora y de un restaurante ruidoso.
  • 80 dB Secador eléctrico de pelo. Fotocopiadora.
  • 85 dB Durante un grito.
  • 90 dB Sirena de la Policía/Bomberos/Ambulancia.
  • 110 dB  Cláxon de Vehículos. Espectáculo pirotécnico.
  • 115 dB En una discoteca / Concierto de Rock.
  • 120 dB UMBRAL DEL DOLOR. Taladradoras
  • Más de 120 db El ruido de un avión que despega. Estallido de un petardo cerca nuestro.
  • 180 Sonido del motor de un cohete espacial durante el despegue.

El bebé es un ser oyente desde que se encuentra en el útero materno. Aproximadamente a las catorce semanas comienza a oír los sonidos provenientes del exterior y alrededor de las 22 semanas el oído ya ha completado su desarrollo; y después de nacer, alcanza su madurez auditiva, alrededor de los 5 años de edad. 

Una mujer embarazada debe evitar exponerse, especialmente en el tercer trimestre, a ruidos de más de 100 dB.

Escuchar de forma continuada algún sonido o ruido demasiado alto no sólo provoca sordera con el tiempo, sino que además afecta a la zona del cerebro (corteza auditiva) que procesa los sonidos.

También se vería dañada el área del hipocampo (región asociada con la memoria y los procesos de aprendizaje). En niños en etapa de desarrollo, los perjuicios serían mayores y gravísimos.

El sonido se vuelve dañino a partir de los 75 dB y doloroso alrededor de los 120 dB.

Si llega a los 180 dB incluso puede llegar a causar la muerte.

Tras dos horas de exposición a ruidos superiores a los 100 decibelios (dB), provocaremos en nuestro cerebro, un daño celular irreparable. El oído necesitará algo más de 16 horas de reposo para recuperar parte de su audición. Ahora afectada para siempre.

Aunque todo exceso es malo, los ruidos y sonidos habituales, en intensidad moderada, conforman un estímulo para el aprendizaje en el niño.

Si tenés  que gritar para oír a una persona que está al lado o enfrente tuyo, entonces el sonido está por arriba del límite adecuado. Y de permanecer allí, te aportará consecuencias desagradables como puede ser la pérdida de la audición.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el oído humano puede tolerar 55 decibeles sin ningún daño a su salud. Y dependiendo del tiempo de exposición, ruidos mayores a los 60 decibeles pueden provocarnos malestares físicos.

Cuanto mayor es la potencia de un sonido, menor es el tiempo en que se puede soportar.

El Dolor de cabeza es uno de ellos, además de taquicardias, agitación en la respiración y parpadeos acelerados. También los músculos se pueden poner tensos. 

Pero si una persona se expone durante mucho tiempo a más de 85 decibeles puede incluso correr riesgos cardiovasculares. También es posible que se registren incrementos de los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa en la sangre.

Invito a los adultos que me leen a proteger sus oídos y a que den pruebas del amor que sienten por los niños (sean o no sus hijos); evitando llevarlos con ellos a conciertos de rock o a lugares donde los db, de tan altos que son, podrían llegar a provocarles un daño auditivo para toda la vida.

Gracias por dar el ejemplo y aconsejar en este tema, a sus parientes y amigos, con hijos pequeños!

 

 

Sinda Miranda

Anuncios
Etiquetado con: