San Rafael deliró con lo mejor del blues

Con un Bufano a pleno, finalizó la primera edición de Sur Blues, un festival que quedará en la historia de San Rafael.

Durante dos noches, las del 18 y 19 de agosto, siete bandas, de San Rafael, Ciudad y Buenos Aires, hicieron vibrar el sur mendocino, desde el Centro de Congresos y Exposiciones Alfredo Bufano, con un ciclo que promete repetirse.

Enmarcado en el programa Bufano Cultural, que lleva adelante la Secretaría de Cultura y el Ente de Turismo, con entrada gratuita, sanrafaelinos y turistas pudieron disfrutar del poderío de los locales de La Funes Band; Ácido re mi; Cactus y Black Root Esencia, los invitados de Ciudad, Rubí & Los Blues Deluxe y, desde Buenos Aires, La Mississippi.

Cada una de las noches, el público recibió el talento de las agrupaciones, que lo llevó por diferentes caminos del género, desde lo más introspectivo de una vibrante armónica, hasta el sonido implacable de un solo de batería o guitarra. El nivel de las propuestas sanrafaelinas fue altísimo y demostró que el sur tiene un ejército de buenos músicos, en materia de blues.

La última noche del festival estuvo atravesada por bandas muy fuertes desde lo musical y voces que quedarán rondando en la cabeza de los asistentes. Exactamente a las 21.30 del domingo 19, fue Cactus quien puso la vara muy alta. Esta banda de rock y blues, con 5 años pisando escenarios y responsable, entre otras cosas, de abrir la Fiesta Provincial de la Cerveza, sorprendió con la profundísima voz de Facundo Sosa. Lo acompañaron magistralmente Claudio Acuña, en guitarra; Guillermo Fajardo, en guitarra y armónica, Lucas Cía, en bajo y Facundo Méndez, en batería.

Con la segunda propuesta se empezó a hablar de otra cosa. El clima cambió. La banda, también sanrafaelina, Black Root Esencia, encendió con un su sensual soul y un sonido sin fisuras. Sebastián Firpo, en saxo y voz; Cristian Rubio, piano; Gino Panelli, batería; Nahuel Cortes, en bajo y Marcos Herrera, en guitarra, fueron la antesala perfecta para lo que sería un delirio.

Con treinta años encima, preparando un Luna Park y en su mejor momento de convocatoria y sonido, La Mississippi fue un impacto directo a los oídos y las cabezas del público. El cuerpo no se hizo esperar y se empezó a mover.

Los de Florencio Varela no se guardaron nada y pusieron sobre el escenario sus clásicos indispensables y algunos homenajes, entre otros, a Luis Alberto Spinetta. El público, de todas las edades, agradeció en lo que fue una fiesta total y que dejó ganas de esperar por una nueva edición.

Fuente: Secretaría de Cultura Mendoza

Anuncios