Broche de oro para la tercera edición de Burbujas y Sabores

Con cuatro circuitos que sirvieron para conectar historia, producción, arte y vitivinicultura, la versión 2018 de Burbujas y Sabores se despidió este sábado en el Hotel InterContinental Mendoza, con la gastronomía y los vinos espumantes como protagonistas. De hecho, el megaevento reafirma a Guaymallén como Capital del Espumante, título que ostenta –por declaración municipal- desde 2014.

A partir de las 20 del sábado, la Gala de Cierre fue colmándose poco a poco para vivir una noche única que combinó sabores regionales y mundiales con los más especiales espumantes. De la mano de chefs renombrados, el encuentro ofreció una gran variedad gastronómica, a través de numerosas estaciones gourmet que incluyeron manjares de Oriente, cocina argentina y del viejo mundo, sabores de Guaymallén y de América, además de exquisitas variedades de postres.

El evento se complementó con exposición de productos regionales y el despliegue de espectáculos artísticos. La nota musical la dio la West Jazz Band, abriendo el escenario para el plato fuerte: la Mendoza Big Band; finalmente, Morning Good fue el bonus track de la noche.

Reginato, Cavas del 23, Valencia, Uva Negra, Barberis, Nasha Wines, Canciller, Pascual Toso, Pannunzio, Santa Julia, Gran Casa, Cava Rimé, Melodía Wines, Luigi Bosca, Mainque, Amadeo Marañón y la Cooperativa Vitivinícola de Mendoza ofrecieron una completa degustación de sus vinos y espumantes.

El intendente municipal, Marcelino Iglesias, dio la bienvenida a todos los presentes y resaltó la inmensa potencialidad del departamento como Capital del Espumante y como gran figura del sector productivo local. Además, realizó un balance del año vivido y puso énfasis en el ánimo de los habitantes para seguir adelante: “Burbujas y Sabores es un homenaje, un reconocimiento y un estímulo a todo lo que se produce en Guaymallén. Y esto es lo que queremos mostrar: un departamento que estaba postergado, y hoy, en esta tercera edición de Burbujas y Sabores, nos sentimos miembros plenos de esta Mendoza tan pujante. Todo lo estamos haciendo con el ánimo de que Guaymallén sea el departamento que nos merecemos, para que los vecinos tengan mejor calidad de vida, pero para que nuestras empresas tengan más posibilidades de invertir y poder así generar trabajo. En un año difícil, con vaivenes económicos, el habitante del departamento, como buen mendocino, sacó relucir lo mejor de su ADN, que es hacerle frente a la adversidad; y lo que pudo haber sido un fracaso, transformarlo en una fortaleza. Por eso hoy terminamos el año mucho mejor; llegamos fortalecidos, con más expectativas, mirando al futuro con sueños comunes.

Para cerrar, el jefe comunal agregó: “Me gusta fijar desafíos superadores, pero no me gusta hacerlo solo sino con todos los que constituyen este Guaymallén tan potente. Vamos a hacer un brindis por aquello que podemos y debemos hacer juntos. Por todos ustedes y por el Guaymallén del futuro”.

Cuatro jornadas previas descubriendo Guaymallén

Este año, el evento comenzó con una serie de recorridos que permitieron vivenciar las más variadas experiencias y conocer el potencial inmenso del departamento. Como homenaje al sector productivo local, los cuatro circuitos incluyeron visitas a la familia de floricultores Spitalieri, oriundos de La Primavera y dueños de un despliegue único de colores y aromas; a la finca El Sauce, que sorprendió con el sistema hidropónico; y a las empacadoras Expo Verde y Las Violetas, dedicadas principalmente a la producción y comercialización de hortalizas.

Esto se combinó con la magia del arte, donde numerosos espacios y artistas abrieron las puertas de sus universos inspiradores. Los participantes pudieron conocer Salas de Arte Libertad, la Plaza de las Artes y las Flores y el atelier del gran escultor Federico Arcidiácono, que desde hace 22 años se dedica a trabajar creativamente la madera.

El patrimonio y la historia también tuvieron participación, a través de visitas guiadas por la Casa Museo Molina Pico, puntal de la fundación de Mendoza; la plaza José Néstor Lencinas; el Monumento al Gaucho y al Cancionero Cuyano; la legendaria Capilla del Rosario; y la Capilla de Jesús Nazareno, una obra arquitectónica histórica que data del año 1834.

Todos tuvieron como posta final diversas bodegas del departamento, donde los paseantes conocieron las instalaciones, los procesos vitivinícolas y degustaron exquisitos platos de los chefs Facundo Cuadrado y Graciela Hisa, maridados con vinos espumantes. En esta ocasión, participaron Valencia, Baberis, la Cooperativa Vitivinícola Mendoza y Cavas del 23. Además, en cada una, la noche cerró con espectáculos artísticos donde se lucieron Cintia Lozada, Marcelo Sánchez, Gustavo Bruno, la soprano Mariel Santos, el Ballet Municipal, la Mendoza Big Band y Acaparados.

Anuncios