Adriana Figueroa: la música tiene la ventaja de trascender la pantalla o un teatro

Por Mariana Fuentes

Antes del estreno de su obra “Los Colores del alma”, que será el próximo jueves 21 de noviembre en el Teatro Independencia, la compositora y miembro del clúster Film Andes contó detalles.

Son días de mucha emoción para Adriana Figueroa porque vivirá uno de los grandes momentos que tiene un compositor musical: el estreno mundial de su reciente trabajo “Los Colores del alma”, a cargo de la Orquesta Filarmónica de Mendoza, bajo la dirección de César Iván Lara y la participación de la solista invitada Elena Dabul.

Será el jueves 21 de noviembre, a las 21.30, en la sala mayor de los mendocinos (Espejo y Chile, Ciudad).

Figueroa realizó su formación académica de grado y posgrado en la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo, de donde egresó de la Maestría en Interpretación de Música Latinoamericana del Siglo XX. Ha formado parte de ensambles como de la West Jazz Band, Orquesta Académica de Mendoza y Orquesta Barroca de Mendoza. Posee más de 100 composiciones con premios nacionales e internacionales y ha compuesto música para películas, documentales, videojuegos, animaciones y series. Como compositora, también cuenta con su propia marca: “Adriana Figueroa Composer” además forma parte de Film Andes el clúster mendocino que reúne a productoras audiovisuales.

Con 26 años de docencia, actualmente da clases y dirige la orquesta de jóvenes y adultos amateurs que ella misma fundó, de la Escuela Artística W. A. Mozart

A horas del estreno hablamos con Adriana para conocer un poco más sobre su reciente trabajo

-¿Cómo nació la idea de “Los Colores del Alma”?

-La obra nació de la idea de escribir diversas piezas que mostraran distintos estados, emociones, como si el alma los revelara, como si fuera una película que la vida va contando. Elegí al piano como instrumento solista y cada pieza representa un color dentro de esos sentimientos del alma. Además fue dedicada a Elena Dabul, que es quien la estrena el jueves; no solo porque ella es una pianista excelente y de gran sensibilidad, sino porque también en su carrera docente y de investigación ha dado vital importancia a la música nueva, de compositores argentinos y mendocinos, dándola a conocer de diversas maneras y apoyando su difusión. Su trabajo en esto es loable.

-¿Cómo describiría esta composición?

-Son tres piezas independientes que recorren estos estados, con pinceladas de diversos colores. La tercera pieza lleva una muy particular, la del estilo jazz-swing, que es música que amo, y me ha acompañado en mi vida como intérprete. La idea es seguir agregando piezas, con otros instrumentos solistas, es decir más colores futuros a esta gran caja de la vida.

-¿Qué nos puede adelantar del estreno? ¿Con qué nos vamos a encontrar?

-Es una obra para piano y orquesta pequeña. Es íntima, fresca, transparente, pero tempestuosa y enérgica por momentos.

-En cuánto a Film Andes, ¿qué piensa del trabajo que está llevando adelante?

-Me parece una buena iniciativa e interesante punto de unidad para reunir a los creativos de la producción audiovisual. Actualmente, los que hacemos producción musical propiamente dicha, somos más nuevos en la entidad. Por ahora veo que todo está más centrado en lo visual, no obstante, creo que llevará algún tiempo, para que se repare en la cantidad de cosas maravillosas y creativas que la música puede aportar a los proyectos multimedia y de transmedia.

La música original, compuesta y producida especialmente para cine, videojuegos, y demás productos multimedia, es el valor agregado de excelencia que hace la diferencia, en muchos casos.

Además la música tiene la ventaja de trascender de la sala de cine o la pantalla, a la sala de conciertos, a la edición de partituras, al disco, al teatro o al show y en ese caso llevará en sus soportes, el nombre de la película o proyecto a donde vaya, mientras que al revés, es más limitada la difusión.

-¿Cómo es el trabajo de composición para una producción audiovisual o un videojuego?

-Es un trabajo creativo profundo, ya que uno debe mimetizarse con el guión, el estilo, el pensamiento del director, y muchas cosas más. Se crea la música, para que funcione y cumpla un rol, dentro del proyecto, la libertad creativa juega dentro de ciertas reglas o marcas. Esto exige mucha concentración en el conocimiento a fondo de la idea del proyecto, y el trabajo desde el principio en equipo, para lograr que la música sea “parte” del “todo”, y no una simple musicalización que no es lo mismo

Cuando eso se logra, una buena música, con criterio musical unificado al proyecto o guión, suma muchísimo. De lo contrario, puede restar y hasta distraer la atención del espectador.

Además, dentro de lo que es la producción musical, no solo está la composición en si, como única esencia creativa, sino que hay que considerar el trabajo de traducir a partituras, en caso de que haya que grabar con músicos y paralelamente a eso, hoy existen también tecnologías y todo un mundo virtual fantástico que sirve creativamente a la producción y a la composición -por ende- y felizmente, la combinación técnica de ambos campos ( música y tecnología), puede resultar en producciones verdaderamente ricas, interesantes y coloridas, que aportan originalidad al proyecto y hasta trascienden fuera de él.

Para fines de noviembre tendrá lugar otro estreno mundial de las creaciones de Adriana, esta vez será la titulada “Leyendas de América” con la Orquesta Sinfónica de la UNCuyo y la dirección del Maestro Rodolfo Saglimbeni.

“Este es un poema sinfónico para orquesta completa (Full Orchestra), una verdadera y épica partitura cinematográfica, que con elementos y colores latinoamericanos, intenta transmitir la esencia y el movimiento como si se tratara de alguna leyenda o película”, finalizó la compositora.

Estreno “Los Colores del Alma”

Jueves 21 de noviembre de 2019
Hora: 21.30
Lugar: Teatro Independencia- Chile 1184 Cdad.-
Orquesta Filarmónica de Mendoza
Solista: Elena Dabul (Piano)
Conductor: Mtro. Cesar Lara
Entrada general: $150